Coviran Granada, un orgullo de equipo ante el Real Madrid

© Fundación CB Granada | Fermín Rodríguez

Los rojinegros dirigidos de forma brillante desde el banquillo, compitieron a buen nivel aunque se desfondaron en el último cuarto

FELIPE BAZÁN | REDACCIÓN GRANADA POLIDEPORTIVA

Una década de recorrido, ascensos varios, éxitos y mucho sacrificio por parte de la Fundación CB Granada, para llegar a esta jornada dominical del 15 de enero del 2023. El premio, uno de los clubes históricos visitando el Palacio de los Deportes. Todo un Real Madrid repleto de figuras baloncestísticas ante un reformado e ilusionante Coviran. Una asistencia de aficionados totalmente de gala en la instalación, con un lleno a rebosar y un ambiente de fiesta durante toda la mañana en los aledaños. El disfrute se trasladaba al interior del pabellón, una vez visitadas todas las actividades programadas, para deleite de mayores y sobre todo, de los más pequeños. Esto es hacer afición a una disciplina deportiva que esperemos haya vuelto para quedarse. Un sobresaliente a la entidad presidida por Óscar Fernández-Arenas y su junta directiva.

El salto inicial para el ‘techo’ Edy Tavares y ataque madridista. Los primeros puntos, no obstante fueron anotados al contraataque por un incombustible durante la temporada, Alex Renfroe. Los compases inaugurales con intercambio de canastas, siempre por delante Coviran Granada, sellado por los dos bases en pista de los anfitriones, Christian Díaz, con triple incluido y el nombrado Renfroe (9-6). El rebote empezaba a inclinarse para el Real Madrid, aprovechando Sergio Llull y Tavares segundas acciones para anotar (9-10). A todo esto, ya se habían consumido 7:02 con un ‘Instant Replay’ incluido, muy protestado por señalización de falta antideportiva de los nazaríes, que los colegiados después de un largo visionado, se ratificaron en la decisión. Un estirón con Dzanan Musa consiguiendo un 2+1 ponía el primer ‘break’ en el luminoso (11-16). La respuesta de Pere Tomás desde el 6.75 y una última posesión para acabar en los madridistas. ¿Cuál fue la resolución? Mandarina de Sergio Llull sobre la bocina y posición acrobática, clavando el triple. Final de un primer cuarto muy competido con el 14-19.

El cuadro dirigido por Pablo Pin, con una defensa intensa, conseguía que el Real Madrid no anotara con fluidez. En la faceta ofensiva, la manija la cogía un descomunal Christian Díaz. El primer punto de los visitantes en este segundo acto, lo consigue Petr Cornelie a través de un tiro libre a falta de 6:08 para la finalización. Lo que leen, el Real Madrid estuvo casi cuatro minutos sin puntuar por el gran trabajo colectivo de Coviran Granada. Los rojinegros, que estrenaban equipación, reducían la ventaja al 18-20 y Chus Mateo tenía que detener el choque casi en el ecuador del parcial con 5:18 por jugarse. Rudy Fernández conseguía su primera anotación desde el 6.75. A continuación, dos chispazos en ataque de los granadinos, por medio del ‘Rayo Canario’ y un mate estratosférico de Mike Moore, abriendo su casillero con la camiseta nazarí, dejaba la desventaja en tan solo un dígito (22-23).

El sistema defensivo de Coviran Granada era ‘agresivo’, dificultando las posiciones de tiro de los madridistas y el poder introducir balones en la zona a sus pivotes, aunque el rebote tenía un dueño vestido de blanco. El reloj del Palacio indicaba que habían transcurrido 7.36 y el Real Madrid llevaba cuatro puntos en su casillero. Un merito excelente de los anfitriones. Las faltas llevaban a los visitantes al tiro libre, dos anotados por Sergio Rodríguez y otro por Guerschon Yabusele, ampliaba la renta a cuatro puntos. La racha era cortada con una bandeja de Lluis Costa. A falta de 1:25, la línea de 4.60 otorgaba dos nuevos aciertos para Sergio Rodríguez. Aquí, se iniciaron las reiteradas pérdidas de balón de los rojinegros. Pablo Pin intentó cortar sin éxito desde el tiempo muerto, con 40.8 segundos para llegar al receso. El castigo, cuatro puntos más anotados por los madridistas con una bandeja y un gancho de Vincent Poirier. El descanso estaba servido y la diferencia, más amplia de lo merecido (24-32).

© Fundación CB Granada | Fermín Rodríguez

El regreso de vestuarios, nos dejó un planteamiento de defensas alternativas que había diseñado el cuerpo técnico local. Las acciones se alternaban con el sistema zonal y el individual, con cambios constantes en los emparejamientos. Un tapón inmenso de un fajador Petit Niang, daba paso a una acción de 2+1 conseguida por Thomas Bropleh. Alex Renfroe, muy participativo también en el rebote defensivo, se hacía con una captura y recorriendo toda la pista anotaba otros dos puntos. Coviran Granada se colocaba el traje de ciclón y establecía un parcial de 7-0. Un nuevo tapón de Niang propició voltear por completo la situación pero se erró en el ataque posterior. La racha se detenía a falta de 7:11 con dos tiros libres anotados por Llull. La comunión equipo-grada seguía creciendo en ánimos y ambiente. El alborozo en el Palacio llegaba cuando los omnipresentes Petit Niang y Alex Renfroe anotaban de forma consecutiva y daban la vuelta por completo al electrónico (35-34). Edy Tavares, no quería quedarse atrás con un nuevo rebote en ataque (seis en total para el caboverdiano) y destrozar el aro local con un mate.

El pulso baloncestístico lo asumía el colectivo anfitrión y alcanzó una nueva ventaja 37-36 por mediación de Niang. En esos momentos cruciales, aparecieron Fabien Causeur, Musa, Yabusele, Tavares y Sergio Llull. Con ellos en pista el ataque madridista se desarrollaba con más facilidad. El aspecto ofensivo local pasaba por las manos de Niang y Renfroe. El reloj continuaba avanzando y Coviran Granada estaba en la pomada, a falta de 2:18 y tanteo de 44-48. Los anfitriones desaprovecharon tres rebotes en ataque a su favor consecutivos y en la acción posterior un 2+1 de Tavares comenzaba a estirar la ventaja. En esos compases finales del tercer cuarto regresaron las pérdidas no forzadas de los granadinos. El Real Madrid no lo desaprovechaba aunque el técnico nazarí paraba el choque a falta de 1.06 y nueve de ventaja para los visitantes. Un nuevo contraataque culminado por Sergio Llull, superaba la decena en la diferencia de puntuación. Lluis Costa anotaba para los nazaríes. De nuevo, en el último segundo y tras intervención del ‘Instant Replay’, Yabusele establecía el 46-57.

El arranque del definitivo parcial fue con un mate de Musa, corriendo como le gusta al Madrid y dos puntos anotados por Causeur. Partido definitivamente roto con el 46-61. El capitán rojinegro, David Iriarte, demostraba su raza ante las torres blancas. Las fuerzas comenzaban a disminuir en los granadinos. La fluidez en los pases y la efectividad en los aros, la ponían los visitantes. A falta de 7:30 para el final del partido, se estrenaba en puntuación la reciente incorporación de Coviran Granada, Michael Caicedo con un 2+1, estableciendo el 51-65. Las ventajas aumentaban con los aciertos de Rudy Fernández y Vicent Poirier, bien secundados en la anotación por Edy Tavares, Sergio Llull y Dzanan Musa. Buenos minutos por el bando local de Jacobo Díaz fajándose en la zona y Alex Renfroe, con un auténtico manual de fundamentos puestos al servicio del equipo. Muy reseñable el debut en la ACB de un nuevo canterano para la entidad granadina. El técnico Pablo Pin dio la oportunidad a Ricardo Martín, llevándose el cariño de una afición muy orgullosa de sus jugadores. La victoria final para el Real Madrid 62-82. La ovación, el agradecimiento por el esfuerzo y el trabajo colectivo a un Coviran Granada muy competitivo en todo momento.

FICHA TÉCNICA

Covirán Granada (14+10+22+16): Alex Renfroe (17), Christian Díaz (11), Thomas Bropleh (5), Mike Moore (2), Petit Niang (12) -equipo inicial-, Ramón Vilá (0), Lluis Costa (2), Jacobo Díaz (3), Michael Caicedo (3), Pere Tomàs (5), David Iriarte (2), Ricardo Martín (0).

Real Madrid (19+13+25+25): Causeur (8), Hanga (2), Abalde (0), Tavares (15) y Yabusele (8) -cinco inicial-, Rodríguez (4), Rudy Fernández (6), Hezonga (4), Poirier (2), Cornelie (1), Llull (12), Musa (20).

Parciales: 14-19, 10-13, 22-25 y 16-25. Al descanso se llegó con 24-32 y el resultado final 62-82.

Árbitros: Daniel Hierrezuelo, Sergio Manuel y Rubén Sánchez Mohedas.

Incidencias: Encuentro de la 16ª jornada de la Liga Endesa, celebrado en el Palacio de Deportes Granada, ante 8.028 espectadores (cifra oficial facilitada por la entidad rojinegra).


FELIPE BAZÁN

Creador-diseñador web, administrador y redactor del medio digital de comunicación, Granada Polideportiva

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies