20 junio, 2024 13:56
Antiguo Los Cármenes | Foto: Gabinete

OPINIÓN GP | FRANCISCO GONZÁLEZ GARCÍA | DESDE EL FONDO DE LA CÁRCEL

Ha finalizado la temporada 2022-23 y puedo escribir que el año 2023 es histórico para el Granada CF. 

Tres ascensos de sus equipos, dos de ellos a la primera división, en categoría masculina y femenina, y su equipo filial, el histórico Recreativo que asciende a una categoría donde están equipos como el Coruña o el CF Málaga. El Recreativo está en aquello que llamábamos el pozo de la segunda b, o sea la tercera categoría del futbol nacional. Algunos filiales de grandes están bastante más abajo. Y el futbol femenino, cada vez con más presencia, tiene a nuestro equipo en primera división. Grandes.

Solo podrían hacerle sombra las temporadas 2019-2020 y 2020-2021, aquel fatídico año 2020 de la pandemia en que el último partido que pudimos animar al equipo fue la victoria agria en semifinales de la Copa de España, aquel 2-1, que ahora hubiera llevado a la prórroga por aquello del cambio en la norma y la posterior participación en Europa que tuvimos que ver desde casa.  ¿Qué tal si hubiéramos podido viajar a Manchester o a Nápoles? El 2021-2022, recuerden el entrar por sorteo al estadio, acabó en aquella pesadilla de un descenso inesperado, sórdido y creo que inmerecido.

Raramente en el futbol hay justicia o memoria, es un dicho conocido, pero en esta temporada, quizás como una extraña excepción, se hizo justicia y ascendimos. Y hemos sido campeones de la segunda categoría del futbol nacional, algo que solo se ha conseguido en otras tres ocasiones (1941, 1957 y 1968), y en casa, lo nunca visto. Y puede que nunca se haya conseguido una tan buena racha de resultados en casa. Buscando en los datos, tan solo la última temperada en tercera no se perdió ningún partido en casa, 16 victorias y tres empates, en liga regular.

En la segunda división, desde el sistema actual de ascenso, solo el Osasuna en la 2018-2019, fue capaz de no perder en casa en todo el año. Todo fueron victorias y dos empates. Acabó la temporada con 87 puntos, el Granada fue segundo con 79. Contrastan esos puntos con lo ocurrido este año en que el Granada ha sido campeón con solo 75 puntos, los mismos que el Alavés en el 2016. En 2014 el Eibar fue campeón con 71 y el Huesca en el 2020 con solo 70 puntos. Puntuación baja este año, sin duda.

Ganar 17 partidos en casa y solo 4 empates es un hecho, creo histórico, a pesar de que algunos muy cercanos a mí en el estadio no han parado de criticar y de quejarse de lo malo que era el equipo, desde el minuto uno de todos los partidos. Y hemos sido campeones. Así son algunos. Puedo imaginar lo que ocurrirá el año próximo cuando será muy difícil de repetir ni de cerca semejante hito como local.

En aquella histórica del 71-72, siendo sextos, se ganaron 13 partidos en casa, se ganó al Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao, Atlético de Madrid, Málaga, Gijón, Burgos, Real Sociedad, Sevilla y Córdoba (fue el matagigantes…)  y hubo 4 empates contra Español, Betis, Coruña, Celta. A domicilio éramos muy débiles, 12 derrotas, solo un triunfo y 4 empates; algo similar a lo de este año que nos costaba horrores rendir fuera, salvo muy al final. En la 73-74 también se quedó en sexta posición en la primera división, con los mismos puntos, 36 (el sistema daba 2 puntos por victoria), pero solo se ganaron 12 partidos (10 en casa y 2 fuera), 12 empates repartidos por igual entre casa y fuera y 10 derrotas, una en el viejo Los Cármenes y 9 a domicilio. Una de las victorias fuera fue frente al Madrid, con gol de Lorenzo. Aquel año el Madrid acabó octavo, por detrás del Granada y el CD Málaga. Por hacer números ahora hubieran sido 50 y 48 puntos, en una liga de 18 equipos.

Los número pueden ser más o menos fríos y sobre todo nada es comparable por las diferencias de aquel futbol al de ahora, pero hemos de ser conscientes que lo vivido en casa este año no tiene prácticamente parangón, en algún lugar he leído que en ninguna liga europea el campeón ha sido tan ganador como local…Aún recuerdo ese gol ante la Ponferradina en la última jugada, ni se sacó de centro, y que evitó una derrota. Dichoso mes de junio sin pensar en promociones de ascenso. Díganselo al Levante que ha perdido el ascenso en un penalti, absurdo, en la última jugada.

Este deporte es así de glorioso y de miserable. Los que lo vivimos desde pequeños bien lo sabemos. Nuestras tristezas son largas y las alegrías efímeras, como la lozanía de las rosas, aunque eso ya lo dijo Virgilio.


REDACCIÓN GP

Una herramienta de desarrollo de todo el deporte granadino. Para que puedas comunicarte e informarte con nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies