14 junio, 2024 00:39
Antiguo Los Cármenes | Foto: Gabinete

OPINIÓN GP | FRANCISCO GONZÁLEZ GARCÍA | DESDE EL FONDO DE LA CÁRCEL

He de comenzar esta opinión disculpándome por tan escatológico título o encabezado, tanto por nombrar a un señor de negro, como solían vestir los árbitros cuando ese colegiado estaba en activo, como por citar a los excrementos por el popular nombre con el que se las conoce a las deposiciones de las aguas mayores. La razón de mi columna viene fundada en la actuación arbitral durante el último partido entre el Granada CF y el Barcelona CF, así como por la reacción del público durante el partido.

Mención aparte merece la gestión del club con los abonos de los socios y la entrada al estadio, pero no lo cito más allá de constatar, como ya he comentado en otras ocasiones, que parece que no hay mucho acierto en la toma de decisiones por parte de la directiva, pero quizás sea lo menos importante ahora. Preocupa más lo deportivo; el equipo encaja goles en todos los encuentros y el mantener la categoría nos parece muy complicado, a pesar de la lucha de los jugadores.

Pero vayamos al asunto que quisiera comentar. El público grito en al menos dos ocasiones aquello de, perdonen, “Puta Barsa, puta Barsa, oee”. Tras la segunda ocasión apareció en el marcador la advertencia de que está prohibido proferir insultos en los terrenos de juego, etc… Puede que al club le caiga una sanción económica. Si diez mil personas gritan estos insultos, no se las puede sancionar individualmente; no es el caso de que un estúpido descerebrado haga un grito racista contra un jugador, en ese caso se le identifica con cierta facilidad y sobre él debe caer la sanción. No es el caso. Debemos preguntarnos la razón de que la mitad de un estadio o casi todo su aforo griten tales ofensas contra un club.

Y suele ser contra el Barcelona o el Madrid cuando los estadios se encienden. El motivo, a mi entender, es el manifiesto buen trato que los grandes clubs reciben de los árbitros. ¿Lo hacen conscientemente o con, digamos, recochineo?  Creo que no, pero en su actuación es evidente que hay mucha presión por parte de esos grandes clubs. Sus jugadores suelen ser estrellas, internacionales, y cualquier falta sobre ellos parece que debe ser sancionada, en una velada forma de protegerlos, por si acaso. Y si se equivocan en concederles o no un gol, ya saben que todos los medios de comunicación van a ponerlos en el disparadero y puede que pasen a eso que se llama “la nevera”; no van a pitar durante un tiempo. Y lo que aprecian los espectadores de los clubs no grandes es que faltas similares no las señalan a su favor esos mismos árbitros y entonces empieza a encenderse el cabreo de la grada. Si a ellos sumamos que algunas de esas estrellas se creen intocables o exageran sus conductas y sus entrenadores se quejan de forma ostentosa, más leña. Y en eso reconozcamos que, por ejemplo, el entrenador del Barcelona, es bastante quejoso, por no afirmar que llorón. Las mismas quejas de los entrenadores o los mismos aspavientos de jugadores modestos son sancionados sin dudar, como se merecen, sin duda; pero todos hemos visto como grandes estrellas calientan las orejas de los árbitros, gesticulan o protestan y nada ocurre.

Y repartamos culpas, esos jugadores estrellas están incubados por los medios de comunicación que les loan con mil cariños ¿Cómo no van creerse merecedores de un trato particular? Para mi asombro lo que resaltaba la prensa y la radio de la actuación del árbitro del partido que comento es que el gol anulado al Barcelona era legal, y que el VAR se equivocó al interpretar la posición de un delantero que no remató. Cierto que el que remata no estaba en off-side, cierto que es interpretable, pero nada se dice de la posible falta previa (para mí la verdad era más bien una acción no pitable) en el segundo gol del Barcelona.

Y nada se dice de varias faltas claras que el árbitro no pitó en acciones de ataque del Barcelona, o un córner concedido al Barcelona que en ningún caso lo era, y todas esas acciones pequeñas que van minando la moral de los jugadores modestos y que provocan que ellos pierdan la concentración o que eleven sus protestas y con ello van cabreando a la grada. ¿A propósito?, pues seguro que no, pero lo dicho, el rasero parece siempre distinto.

Y si a todo esto, pequeñas mierdas, digamos, unimos el caso Negreira, ya tenemos la razón por la que el estadio gritó en varias ocasiones lo de “Negreira, Negreira”. Ya saben, el escándalo, aun no aclarado, de los pagos del Barcelona a ese señor, supuestamente por informes arbitrales que favorecerían a ese club. Probablemente en muchos estadios va a tener que oír el Barcelona esos gritos bajo la sospecha de un favoritismo pagado o no, explícito o no, consciente o no, a favor de ese grande del futbol.

Me quedaría con una corolario, la liga de futbol tiene tal tipo de intereses, económicos y digamos que socio-políticos, que hay dos clubs que juegan una liga propia, son el Madrid y el Barcelona. A esos intocables pudiera unirse el Atlético de Madrid, pero ese club ya descendió no hace tantos años, y sin duda se une el Bilbao, que puede quedar fuera de Europa, pero que jamás descenderá a segunda división. Por ello, si en algún momento se hace una liga europea de grandes clubs, pues miren ustedes a lo mismo veríamos un reparto más equitativo de justicia en los campos y no tendríamos que aguantar ni a Negreira ni las otras cosas que se van por los desagües.

Más publicaciones relacionadas


REDACCIÓN GP

Una herramienta de desarrollo de todo el deporte granadino. Para que puedas comunicarte e informarte con nosotros.

One thought on “Negreira y otras mierdas

  • Tiene toda la Razón a los equipos grandes no le pita ni la mitad de las faltas que hacen. Aber si la federación tiene cojones de amoletactar al Báça en el caso Negreira.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies