Antiguo Los Cármenes | Foto: Gabinete

OPINIÓN GP | FRANCISCO GONZÁLEZ GARCÍA | DESDE EL FONDO DE LA CÁRCEL

Según el diccionario de la Real Academia proferir es un verbo transitivo que significa “pronunciar, decir, articular palabras o sonidos”. Se le reconoce un segundo significado aunque ya en desuso como “ofrecer, prometer, proponer”. Esto de proferir ya saben ustedes que está prohibido en los estadios de fútbol cuando se trata de articular palabras insultantes o de articular sonidos que pueden ser igualmente insultantes por aquello de racistas, refiérome a imitar un sonido simiesco si se dirige hacia un jugador de color, es decir de raza negra o simplemente negro, pues lo de raza habría que descalificarlo. Las palabras insultantes imagino que hacen referencia a cuando se dirigen hacia los miembros, ya no del trio arbitral, pues ahora son cuatro o seis si contamos a los dos que están en la sala del video arbitraje. ¿O si se les puede proferir insultos a esos puesto que no están físicamente en el campo sino en algún lugar a cientos de kilómetros. Tengo duda.

 ¿Y si al que se le profieren insultos es a un jugador? Tenemos un ejemplo muy reciente. El 1 de mayo en el estadio Nuevo Los Cármenes, con una asistencia de 15.063 espectadores, cifra oficial, de los cuales buena parte eran jóvenes, niños y niñas y, en definitiva, menores de edad, y también, claro, abuelos y abuelas, profirieron un clamoroso insulto a coro dirigido hacia un jugador del equipo rival, el Celta de Vigo. ¿Lo reflejaría el árbitro en el acta? ¿Sera sancionado el Granada CF por proferir insultos dirigidos, no sé si hacia el jugador, pero si claramente ofensivos hacia su madre? ¿Se debería prohibir la entrada al campo a todos aquellos que profirieron ese insulto claramente machista y degradante para las mujeres?

Y cuando un campo clama, grita, o sea, profiere aquello de “X maricón, X maricón, X maricón”, disculpen la reiteración, pero suele proferirse así, de tres en tres y con cantinela conocida, para insultar a un jugador del equipo contrario, claro, entonces ¿también sería sancionable tal proferido insulto?  La cuestión es que multar a 15.063 espectadores sin identificar es complicado, aunque ya estamos sin mascarilla en el campo y vaya usted a saber. ¿Nos recargarían en el carnet de la siguiente temporada un plus por insultar, es decir por haber proferido insultos en algún momento? Yo reconozco que a los árbitros les profiero solo palabras bonitas. Suelo decirles: ¡Guapo!

Ese proferí lo conjugo particularmente en momentos muy concretos. Les pongo algunos ejemplos. Cuando un jugador del equipo contrario, claro y si están ganando ocurre con la misma seguridad que la ley de la  gravedad hace caer a un cuerpo, se retuerce de dolor ante el más mínimo contacto con un jugador de nuestro equipo y todo ello acompañado de unos gritos semejantes a los de un pobre cerdito llevado al sacrificio; o cuando al poner en juego una falta lo hacen entre 5 y 10 metros más adelantado del lugar de la infracción; o cuando al lanzar un saque de banda se mueve pasito a pasito hasta avanzar como 8 metros más allá de donde realmente salió la pelota del campo; o cuando los defensas contrarios sufren colapsos repentinos en los últimos minutos del partido (eso solo pasa si van ganando, claro). Y, ¿No se han preguntado ustedes porque los porteros contrarios solo sufren calambres al final del partido y si van ganando su equipo, claro, o por qué será que siempre dudan mucho para poner el balón en movimiento y hacen un gracioso movimiento de delante-atrás-delante?

Y todos esos comportamientos se hacen con la aquiescencia del árbitro, al que yo entonces le profiero lo de guapo, para reclamarle que si lo hicieran los jugadores de mi equipo entonces sería altamente sancionable con tarjeta, como mínimo amarilla. Pero no suele pasar nada de nada, y por eso hemos de proferir que “futbol es futbol”.

Más publicaciones relacionadas


REDACCIÓN GP

Una herramienta de desarrollo de todo el deporte granadino. Para que puedas comunicarte e informarte con nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies